Manuel Ramos

Profile

Error: No se pudo crear el directorio /var/www/vhosts/innovadirectivos.es/httpdocs/wp-content/uploads/2014/04. Asegúrate de que el servidor tiene permisos de escritura para el directorio superior.

Licenciado en Psicología, consultor en RRHH, Coach, experto en eLearning, blogger y community manager. Su experiencia como directivo y consultor de negocio sobrepasa los 20 años, repartidos entre algunas de las más prestigiosas compañías.

Website

Connect

Archivo

Cuando hablamos de la innovación como un valor necesario para la competitividad de nuestras empresas, mostramos la tendencia natural a focalizar la atención en aquellos aspectos que implican gratificación inmediata y beneficios rápidos para todas las personas y estamentos que han de tomar parte en la gestión. La innovación presenta aspectos novedosos que tienen un indudable atractivo, y esto facilita que puedan pasarse por alto otros factores que podrían ser menos gratos. Pero los cambios, aunque sean útiles y necesarios, no son ‘gratis’ para nadie. La novedad cuenta con potencial para atraer pero también con riesgos para asustar a los más remisos.

Está claro que la actitud natural y ‘homeostática’ de cualquier organización es minimizar los riesgos, y los posibles cambios son percibidos y metabolizados como un peligro grave e inminente. Expresado con otras palabras, la mayor parte de los equipos de trabajo reaccionan ante la innovación de la misma forma en la que el sistema operativo de nuestro ordenador personal responde ante ciertas nuevas aplicaciones que intentamos instalar, siendo etiquetadas inmediatamente como virus o troyanos agresivos. La innovación es un virus amenazador, para muchos. Leer el resto

Scott Anthony, director general de Innosight Ventures, es un reputado experto en los aspectos estratégicos de la innovación, autor de tres libros y un buen número de artículos con referencia a dichos temas. Hace muy pocas fechas, Anthony publicó una recopilación de aquellas preguntas más relevantes y frecuentes que le han sido planteadas por profesionales de la gestión, así como sus correspondientes respuestas. Con base en estas preguntas, ofrecemos aquí un resumen de las recomendaciones y afirmaciones críticas sobre innovación de Scott Anthony:

¿Cómo puedo convertir buenas ideas en buenos negocios?
Recuerde lo que dijo Edison, ‘el genio es 1% inspiración y 99% transpiración, prepárese para sudar’.

¿Cómo se define la innovación?
Es algo diferente que tiene impacto.

¿Cuáles son los diferentes tipos de innovación?
Vienen dados por los objetivos estratégicos y por los procedimientos o mecanismos aplicados para la innovación. Leer el resto

Hace ya más de dos décadas que el concepto de Inteligencia Emocional se hizo presente en el panorama de la gestión de recursos humanos y, sin embargo, continúa representando un modelo fuertemente innovador dada su escasa, insuficiente o inadecuada aplicación en el seno de nuestras empresas y organizaciones. Aún hay mucho por hacer al respecto, máxime si consideramos que la Inteligencia emocional es un factor significativo que representa entre el 24 y el 69 por ciento del éxito en el rendimiento y en el desempeño funcional, según el puesto de trabajo al que hagamos referencia. Lo sorprendente, es que una buena parte de nuestros empresarios, emprendedores o directivos ni tan siquiera son capaces de enunciar, en su forma más básica, el propio concepto de Inteligencia Emocional. De ahí, que sigamos considerando su potencial innovador, sobre todo en el marco de la empresa dos punto cero.

Aceptamos que Inteligencia Emocional es la capacidad para percibir y reconocer sentimientos propios y ajenos, y la consiguiente destreza para gestionarlos. Desde este planteamiento elemental, parece razonable afirmar que su relación es estrecha e intensa con un modelo de innovación en el que cobran especial relevancia la inteligencia colectiva y el trabajo colaborativo. Es obvio, que la Inteligencia Emocional se encuentra íntimamente relacionada con las actitudes cotidianas y con los comportamientos de interacción más usuales que se registran en toda empresa estructurada con criterios de innovación organizativa. A este respecto, cabe destacar tres aspectos o variables con especial trascendencia, siempre tomando como base el paradigma de la Inteligencia Emocional: Leer el resto

Con frecuencia, suele afirmarse que para propiciar la gestión de modelos efectivos de innovación es necesario contar con equipos de trabajo que incluyan perfiles diversificados. Sin esta diversidad, resulta mucho más complejo impulsar la creatividad, producir ideas útiles y alcanzar la consiguiente ventaja competitiva.

Se habla y se escribe incesantemente sobre los procedimientos, técnicas o metodologías más eficaces para fomentar la creatividad o para crear escenarios proclives a la innovación, pero tal vez no se incide lo suficiente sobre los roles, los perfiles o las funciones más adecuadas para promover la creatividad encaminada hacia el crecimiento o el cambio competitivo. De forma ingenua, a menudo tendemos a creer que cualquier persona o cualquier equipo de profesionales puede reunir las características idóneas para participar de forma proactiva en este tipo de procesos. Nada más lejos de la realidad. No obstante, nos obcecamos en pensar que todos los profesionales ya cuentan con una serie de características y destrezas que vamos a precisar para hacer posible nuestro modelo de innovación. Son tópicos que poco tienen que ver con la realidad cotidiana de nuestras empresas: Leer el resto

En cierto modo, el liderazgo es como la belleza: difícil de definir pero fácil de reconocer si uno lo ve
Warren Bennis

Los últimos años han sido pródigos en la incorporación generalizada de conceptos relacionados con el liderazgo ético en la gestión de organizaciones. En efecto, la demanda social de liderazgo ético parece que no para de crecer, aunque muchos seguimos teniendo la percepción de que la oferta de ética en la gestión no alcanza esos mismos elevados niveles en el mercado.

Por otra parte, también hay que subrayar que el liderazgo ético se configura en nuestros tiempos como un modelo a poner en práctica dentro de un mundo que intenta evolucionar hacia la plena interconexión en lo que concierne a organizaciones, personas y conocimiento. Además, dentro de este panorama, la sostenibilidad se convierte en un fuerte valor que no hace sino incrementar la necesidad de extender en la realidad un conjunto de buenas prácticas que nos permitan hablar, de forma consistente y realista, de liderazgo ético. Leer el resto